Lunes, 30 de noviembre de 2009
Mientras Aminetu Haidar espera poder llevar a cabo su propósito de regresar a su tierra, digna y reconocida su retención contra su voluntad y sin legitimidad alguna,las largas horas de interrogatorio con secuestro y abuso de las fuerzas del Reino de Marruecos, el viaje hacia Lanzarote forzada y la posterior imposibilidad de regresar de nuevo con los suyos por las trabas que el Gobierno de España desde el principio a causa de su situación de indocumentada le ha ido poniendo, y en el deseo de que se le entregue su pasaporte y el resto de la documentación requisada por Marruecos, la solidaridad de las gentes no cesa. Apenas hace unas horas se celebró el macroconcierto en apoyo de la activista Haidar organizado por Guillermo Toledo -que desde el primer momento ha estado al lado de Haidar movilizando las conciencias y recogiendo firmas a favor de su causa- y el cantante de Macaco en Rivas Vaciamadrid (una localidad cercana a Madrid capital), acompañados por una treintena de artistas.

Sin embargo, primero fue la palabra. La palabra, las palabras, de José Saramago no podían faltar ante esta situación desconcertante y fuera de todalógica. Mi admiración por don José transciende más allá de su gran obra y textos, pues su persona única, a la par que cercana, emociona y me hace recordar que "hay gente buena". Decía no hace mucho en una entrevista en televisión a Juan Ramón Lucas (ante la pregunta de quienes se despediría antes de morir, ya que su abuelo se despidió al ver llegar sus últimos días abrazando a cada uno de los árboles que lehabían acompañado toda su vida rodeando su casa) que él no quiere despedirse de nadie, porque no quiere morir... ni que muera nadie y menos aquellos que ama. No, señor Saramago, no, ¡no puede darse el que usted muera!, eso es algo que no puede suceder; siempre está donde y con quien ha de estar y siempre estará con nosotros... ¡no queremos nunca despedirnos de usted, de su presencia y de sus palabras!.

CARTA DE JOSÉ SARAMAGO A AMINETU HAIDAR                            [...]


Puede que siga...

Publicado por SINA_LU @ 4:35  | D?a a d?a
Comentarios (0)
Domingo, 29 de noviembre de 2009

Ausencias

Noche
borracha de niebla
 
observa sentimientos y fe.

El frío en ronda
tétrica
estrecha anhelo y término.

La estancia ahora ausente
huele a llantos y a risas.

Un reloj que no da la hora
ahoga el alma en quiebra.


Poema:  Sina García
[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 2:44  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar


Aminatu* Haidar con el actor Guillermo Toledo y la representante del centro
Rober F. Keneddy de Justicia y Derechos Humanos Boi Tia Stevens

Fotografía publicada en rtve.es: 
"Una treintena de artistas participarán en el macroconcierto por Aminatu Haidar"


* Aminatu Haidar o Aminetu Haidar o Aminetou Haidar o Aminatou Haidar (su nombre varía, aunque lo correcto sería: Aminattou Haidar, que es como ella se nombra -y nombraron sus padres- y como figura en su pasaporte)

Aminatu Haidar (la "Ghandi Saharaui") es una reconocida activista que lleva veinte años en su lucha pacifista por los derechos del pueblo saharaui y la autodeterminación del Sáhara Occidental -ocupado por Marruecos desde 1975 con el consentimiento de España tras la indigna salida
"en su papel" como país colonizador-, ha sido galardona en múltiples ocasiones. Hace poco recibía el Premio Coraje Civil 2009. Después de asistir a diversos actos regresaba al Sáhara para reunirse con su madre e hijos de trece y de quince años. Sin embargo, fue retenida, contra su voluntad, en El Aaiún y expulsada posteriormente de manera violenta e injustificable hacia el Aeropuerto de Lanzarote (España).
[...]

Puede que siga...

Publicado por SINA_LU @ 2:01  | D?a a d?a
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 27 de noviembre de 2009
Está sentada, escuchando como sigue comentando con sus compañeras (ya sólo quedan dos auxiliares de la limpieza) lo acontecido. Apenas una hora antes le había solicitado una hoja de reclamación: "ya le he dicho que aquí no llevamos ese apartado del centro". "Sí, lo ha dicho, pero no voy a hacer una reclamación sobre esa sección, sino sobre su persona y su atención, mejor dicho su falta de atención y de modales".
A su lado su madre espera
en la silla de ruedas
-algo intranquila al percibir con miradas cruzadas hacia su hija su nerviosismo- el que llegue la ambulancia. Explica a su madre lo que desde hace rato está oyendo, por suerte o por desgracia, dice para quitarle hierro al asunto, el oído lo tiene tan sensible que a pesar de la distancia capta perfectamente cada palabra. Se levanta sin aviso previo, cortando la charla que mantenían ambas, y se dirige hacia la ventanilla de información. El hombre, que hablaba escudándose entre frase y frase detrás de una columna, se sienta en su silla avisado por las dos mujeres con las que estaba comentando.
"Haga el favor de no seguir haciendo ninguna alusión a un hecho que a causa de su incompetencia o de su mala fe al no indicar a la ambulancia que nos iba a recoger que estábamos esperando, nos ha dejado aquí tiradas en espera de que llegue una segunda ambulancia". "¿Quién?, ¿yo?". "Sí, usted. Usted que se permite el opinar sobre si estamos esperando o no tanto tiempo cuando, según están diciéndose -las mujeres la miran y miran al hombre seriamente-, nuestro domicilio de haber pedido un taxi está tan próximo que POR CUATRO o cinco EUROS ya estaríamos en casa. Porque ni sabe si necesito ayuda para subir a casa a mi madre, ni conoce ninguna de nuestras circunstancias, ni tan siquiera la económica". "Mire, ¿sabe lo que le digo?, que las opiniones son como el culo: cada uno tiene la suya" -contesta el informador del centro de salud, levantándose y ya dando la espalda con intención de ir hacia el despacho colindante- a lo que ella responde: "Sí, y su opinión es como su culo: repugnante". El hombre se gira de nuevo hacia el mostrador, ella le mantiene la mirada, unos segundos tensos en los que ella, enfurecida, sigue manteniendo sus ojos en los de él. El hombre se sienta y empieza a teclear algo en el ordenador. Ella vuelve al lado de su madre.
[...]

Puede que siga...

Publicado por SINA_LU @ 6:30  | D?a a d?a
Comentarios (0)
Jueves, 19 de noviembre de 2009
Anoche veía casi de forma simultánea dos programas de televisión. No son los recomendables me han dicho hoy, ¿y cuáles son?, ¿qué he de hacer?, ¿rodearme de algodones?.

Llevo varias noches sin dormir. Lo correcto es decir que llevo meses sin dormir, pues las pocas horas que puedo permitirme el dejar la vigilia no son las suficientes ni tan siquiera para mantener viva a una gata noctámbula; y es que hasta ahora, al menos
una vez me vencía el sueño y ya decidía ir a la cama con pesadillas o sin ellas, alcanzaba "el sueño conciliador" que por lo pronto me puedo permitir y por eso miento cuando digo la cantidad de medicación que tomo y las horas que en realidad duermo, ya que sé que de nuevo se me regañará y me recordarán la importancia de dormir un mínimo, pero hay otras prioridades en este momento; ya vendrán días en los que puedan ser noches de cuatro o de seis maravillosas horas de recuperación.

A lo que me refiero son días, casi el mes, en los que no sólo veo la luz del amanecer, sino que aguardo -de cara a la pared y en posición fetal, que es la que más me ayuda a relajar el cuerpo y a poder ser la mente- sigilosamente a que mamá se mueva y empiece la nueva jornada. No hay sueño, sólo llanto callado. Ha de parecer que "he dormido al menos algo".
[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 23:37  | Sina y sus Vivencias
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 17 de noviembre de 2009
Cuando tantos miles de personas en todo el mundo sufren día a día el desprecio hacia sus vidas y sus derechos más elementales son pisoteados. Cuando millones de seres humanos no tienen ni la posibilidad de sobrevivir por la falta de alimentos o de medicinas. Cuando se reúnen las grandes potencias, los países en desarrollo, los que se encuentran en una "categoría" no contemplada ni en un, ni un otro grupo, y prefieren callar y dejar pasar la ocasión en la que podía ser afrontado de una vez por todas que en muchos lugares del mundo la vida de una persona no vale absolutamente nada...

Cuando considero todo ello y miro hacia mi interior, siento vergüenza. Vergüenza porque aunque sea muy poco, si cada uno de nosotros aporta un pequeño gesto que sea sumado el resto para hacer más justa esta sociedad en la que nos encontramos inmersos y de la que podríamos desligarnos, se podría humanizar la sociedad (como bien determinó
el gran Vicente Ferrer puede ser)... y me avergüenzo. Siento cierto pudor al considerar el sentido de la vida, para ser más concreta el sentido que en situaciones límite se le puede dar a la vida... a vivir. El sentido que le doy a la vida, o el no sentido que le doy. Sólo quienes se hayan encontrado en una "situación semejante" pueden "ponerse en mi lugar"...

Dentro de poco será 20 de noviembre, una fecha clave para la democracia en España. Antes de que el franquismo muriera con el dictador, se produjo la última condena de muerte del régimen represor. Luis Eduardo Aute, disfrazando la composición para saltar el control de la censura, escribió uno de los temas que recomiendo nadie se pierda en uno de sus antológicos directos: "Al Alba". El tema se creó unos días antes de que se llevaran a cabo los fusilamientos del 27 de septiembre de 1975. Hay una versión de esta canción que ensalza el tema ya de por sí emblemático a la par que escalofriante con la sentida y desgarradora voz de Rosa León. Su letra y la forma en la que Rosa León interpreta la canción potencia la sangrante composición, cuyos ecos en ocasiones se cuela en lo más profundo de mi corazón. Dejo el vídeo... y sigo con unas palabras en forma de verso, en especial para quienes hayan sentido
"alguna vez ese miedo"... o el pensamiento hacia la "terrible liberación"...

[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 2:56  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar

...Continuación del artículo Los primeros años VI (Cambios)

Después de aquella brevísima estancia en la localidad de Alcorcón regresamos a Madrid capital. El principal motivo era, como ya comenté en el artículo que continúo, el no poder estar escolarizadas. Los pocos colegios públicos saturados así como las instalaciones mínimas requeridas para vivir en aquellos momentos en Alcorcón, hicieron que mis padres vendieran precipitadamente aquel piso y nos ubicáramos en la vivienda familiar en la que todavía vivo. Obvio que Alcorcón posteriormente fue añadiendo al gran número de viviendas iniciales el resto de las comodidades para hacer que la localidad (la ciudad, por su gran número de habitantes) dejara de ser una ciudad-dormitorio sólamente, por lo que nada tiene que ver con aquella que conocimos, aunque esa etapa sin "cole" y con las fiestas patronales fuera para nosotras una experiencia divertida y recordada.

Al llegar al nuevo domicilio tuvieron que adaptase ciertos hábitos. Contábamos con una habitación menos y mi hermana menor dejó de dormir en su amplia cuna (cuna que, situada en su propia habitación y siendo la más fresquista del piso de Alcorcón, era mi "lugar" favorito para dormir la siesta... la siesta siempre ha sido un placer que me ha gustado disfrutar cuando me he podido permitir "ese lujo" -hoy, casi obligación-). Con ello, empezó una nueva etapa: aquella en la que las tres hermanas compartíamos solas por primera vez la misma habitación. Para comprender qué significó el estar las tres en la misma habitación hasta que cada una fue decidiendo formar su propia familia, tendría que desglosar hechos que se sucedieron antes y después de la fecha de nacimiento de mi hermana pequeña.

[...]


Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 1:08  | Sina cuenta su Vida
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 16 de noviembre de 2009
Recibí tiempo atrás un e-mail de una antigua alumna y ahora amiga. No soy muy dada a usar el correo electrónico si no es para algo puntual, contacto próximo con amigos y poco más. Eso lo saben quienes me conocen, por lo que aunque siguen "bombardeándome" (dicho con todo cariño, ¡como también lo saben!) mi cuenta, saben que las "cadenas" no las suelo continuar (caso excepcional es cuando llega algún e-mail de solidaridad).

También es cierto que muchos me tachan -cariñosamente, a su vez- de "renegada", que al igual que yo puedo alegrarme de recibir un e-mail hermoso, con cariño, de índole cultural o de humor, qué trabajo me costaría el pulsar el botón de enviar y seguir esa cadena de un simple "te quiero, te recuerdo, eres mi amiga,..."; y sí, tienen razón, sin embargo no me habitúo a ello, ¡soy incapaz!.

[...]

Puede que siga...

Publicado por SINA_LU @ 2:39  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 10 de noviembre de 2009

Espera, amor, aún no despiertes.
Alarga este momento sin prisa.
La melodía guardo de tu sueño.
Cuida mi cuerpo a la vera el repose.

Espera, amor, aún no despiertes.
Deja que contemple tu figura.
Tus mejillas con un beso rozo.
Noto el calor que me ofreces.

Espera, amor, aún no despiertes.
Tu calma renueva cada día.
De la noche callo el sonido.
Quiero parar los amaneceres.

Espera, amor, aún no despiertes.
Cuando esboces la sonrisa y
el sol pinte de colores el espacio,
mi esencia será de tus perfumes.

[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 2:23  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 07 de noviembre de 2009
Por hacer que este viernes haya sido especial, por ser el que ha solicitado llevarnos a casa de vuelta una vez más, cuando ya al mediodía cumplías tu promesa de primera hora de la mañana dejándome un mensaje en el contestador del móvil con tu voz siempre alegre: "¡eh, carita dulce, morenaza ooooo pelirroja, que es un decir, macizaaaaa,... !, ¿se me olvida algo?, ¡seguro que mucho, pero ya te pondré otro mensaje más que estoy en medio de un servicio!... ¿habéis acabado ya?, ¡mira que ya sabes que os llevo yo!,  ¡que te quiero ver con esa sonrisa que me ilumina la cabina, aunque me pongan multa por llevarte delante!, ¿quedamos a la salida?, ya sabes, ¡yo os llevo, tú sólo charlas y luego, cuando os deje en casa te quiero ver sonreír!, ¿de acuerdo?, un beso, carita dulce".

Ya estábamos esperando la vuelta a casa, sentada con un café en la mano y apenas me había dado tiempo a escuchar tu voz y me he echado a reír y le he comentado a mamá que eras tú y has llegado por la espalda y de sorpresa en el oído un: "¿qué te han dicho de mi chica de oro favorita?, ¿todo bien?". Un gesto, me has dado un suave apretón en los hombros y un: "¡venga, Ana, de vuelta para casa que hoy cierro con usted y esta dulce de niña que tiene antes que me las quiten!". Y después, en la cabina... me has dado la mano y he podido comentarte y tú, con tu gracia, has hecho que el día, que comenzó también el lunes contigo de camino a aquella que ya es nuestra segunda casa, sea un viernes con una sonrisa, esas que tanto te gustan y que consigues que te devuelva, aunque me parezca hasta increíble.
[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 3:39  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar