Domingo, 03 de enero de 2010
Demasiados días, demasiadas noches postergando lo irremediable. El daño ya estaba hecho, ahora sólo era cuestión de supervivencia, de elegir entre los dos. "Él tiene toda la vida por delante, ella no". Díficil el tener que tomar la decisión; "¿por qué tener que decidir?, ¿por qué la vida te pone en tales situaciones?... ¿cómo y cuándo comenzó todo esto?", se repetía, se repite constantemente. Las noches son más frías para Ella, los días son más largos... tortuosamente largos para Ella.

Los pasos previos no habían servido para nada. Un absurdo, un incongruente juego de echar un pulso en la espera de que Ella reaccionara o de nuevo dejara pasar el tiempo... de nuevo, de nuevo dejar pasar el tiempo, después de algo más de un año y medio sin llegar a nada, sólo la indiferencia. "Deja, no hables con nadie, yo ya lo arreglaré en su momento", solía decir él ante su pregunta.
[...]

Puede que siga...

Publicado por Sina_Garcia @ 23:20  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Madre


Yo no olvido, madre,
tu vientre fecundo.
Tus cobijados abrazos,
tu cuerpo cálido.

Yo no olvido, madre,
tu dura existencia.
Tus besos repartidos,
tu cariño dado.

Olvida llantos y penas, madre,
tu corazón en pedazos regalado
palpita al sonar del teléfono.

Aún con el dolor del desprecio
de quienes la vida te debemos,
a todos, madre, sigues amando.

... El cielo y papá, hoy han llorado.

[...]

Puede que siga...