Lunes, 29 de diciembre de 2008

Se dice que “etiquetamos” con mucha facilidad. Es cierto; es un vicio que, quizás, tengamos la mayoría, y, en muchas ocasiones, sin previo conocimiento de lo que se etiqueta, sino más bien por inercia o por oírlo en boca de otros. Terror es una palabra tremenda. Tremendo es cada asesinato que se realiza “por una causa justa”, tanto la que justifica un asesino de ETA (criminal, cobarde - como es habitual en este tipo de hechos- e injustificable para cualquier persona que aprecie la vida humana, el asesinato de Ignacio Uria) como la de un extremista apoyado en una religión para excusar tal vileza.

Pero también existe el terror estatal, el terror (al que llaman “guerra”, al igual que el resto de los cobardes terroristas) que en estos días, en este mismo momento, comete el Gobierno de Israel. ¿Cuándo nos preocuparán estos hechos?, ¿sólo cuándo nos afecta directamente?, ¿por qué tuvo que ocurrir la matanza del 11-M para que el pueblo de España saliera a las calles (sin que nadie les invitara a ello, sino de forma voluntaria) y se volcara en las urnas para imponer democráticamente su opinión con respecto no sólo a la matanza en los vagones de los trenes de Madrid, sino a la política “tan prepotente” que estaba llevando el Gobierno de aquellas fechas. ¿No estamos ante el mismo caso?.

Prepotencia, esa es una palabra que llevan a modo de corona de laurel muchos gobernantes de muchos estados. La calle y la palabra son nuestras, ¡utilicémoslas!.

Israel y "su guerra"

Regala tus palabras

Terrorismo "de Género"


Publicado por SINA_LU @ 21:45  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios