Viernes, 30 de enero de 2009
Espabila, ¡Sina!. ¿te has dormido en los laureles?. Me preguntan por ti. Me piden que insista en que continúes contando tus elucubraciones y ensoñaciones de tus vivencias y tus pensamientos, que cuentes su vida. ¿Se han perdido tus pensamientos?. No, SINA_LU que te conoce, o que es tu "Pepito Grillo" y, por ello, tu "conciencia", te pide, ¡no! mejor dicho ¡te exige! continuar con tu historia, que sigas este camino que te propusiste.

Porque las vidas se cruzan y se confunden en muchas ocasiones, enlazo "mi toque de atención a Sina" con una noticia, en principio anecdótica, pero que nos puede hacer reflexionar un momento con respecto a la leve distancia que dista entre la risa y el llanto. En prácticamente todos los noticiarios se ha podido ver, con más o menos segundos de visualización, un caso realmente llamativo como es el de la infortunada fuga de dos presos en Nueva Zelanda. Elijo la manera en que se ha comentado en una cadena televisiva en concreto:



La comentarista relata lo acontecido de forma explícita: "Es la frustrada fuga de dos presos en Nueva Zelanda. Aunque parezca una broma, una farola se interpuso en el camino de los dos fugitivos quienes huían unidos por unas esposas. En su carrera hacia la libertad eligieron el camino equivocado sin poder evitar la colisión. El impacto fue tan brutal que uno de los presos quedó inconsciente. Los dos fugados ya están de nuevo en prisión."

Detrás de la anécdota graciosa de dos presos en una huída absurda, el hecho de la lesión, en principio, también sólo anecdótica, de uno de los huidos. Ante tal despropósito el jolgorio y un cierto toque de amargor. Ante la carcajada, ¡quién se para a considerar al observar esta absurda fuga que uno de los prisioneros podría haber llegado a perder su vida!. Sin entrar en más razonamientos, como el posible delito cometido. Qué próximos quedan el bullicio y la aflicción. 




Publicado por SINA_LU @ 3:15  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios