S?bado, 14 de febrero de 2009
Pequeña Marta:
¡Cuánta vida en tu cuerpo de diecisiete años y muchos otros que no llegarás a vivir!. Tu cuerpo inerte envuelto en aguas turbulentas de celos y de rabia por no ser sólo para él.
Marta, no has podido elegir, eligieron por ti.
Miguel, veinte años, pudiste elegir, ¡deberías de haber podido elegir!.
Qué confuso es el sentimiento del "amor". Te quiero, ¡te quiero mía, mía, ..., mío!. Pero nadie pertenece
a nadie.
Miguel, tus veinte años no justifican tu acto, ¿cómo justificar un crimen?; Miguel, Marta tenía diecisiete años, tus veinte años, Miguel, también están envueltos en aguas turbulentas.
Un día saldrás a la calle. A Marta no le has dado la opción de poder seguir saliendo a la calle, de disfrutar de sus diecisiete años con sus amigas y sus amigos, con un compañero, con un amante, ...
Miguel saldrás a la calle, pero envuelto en aguas turbulentas. Tus veinte años no te eximen, tus veinte años no serán los de cualquier otro chico de tu edad. El asesinato de Marta, pudiste evitarlo, ¡tenías que haberlo evitado!. Has asesinado tus veinte años que, como la vida de Marta, no te serán devueltos.




Publicado por Sina_Garcia @ 21:31  | D?a a d?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios