Lunes, 16 de febrero de 2009

Me dicen los buenos amigos que me desprenda de todo aquello que me hacer negar lo que puedo percibir. Porque siento que hay en mis entrañas algo que manda sobre el resto. Es un "ser", pues parece tener más vida que yo misma, que rige mis pensamientos (o, mejor dicho, la falta de lucidez para poder tenerlos) y mezcla mis sentimientos en un torbellino de dudas.
Nunca tuve miedo a la muerte, sólo al dolor que en ese momento se puede sentir. Vivo/convivo con ella hace tiempo.
El precipicio que ahora afronto sé que en otro momento sería semejante a un separación entre dos rocas en La Pedriza: un salto y el precipicio se quedaría atrás, sin que me engullera. Ahora tengo dudas de todo. Las siento hace mucho tiempo, pero dudo de mi salto, ¡no es el que lleva a la muerte, puede llevar a un frondoso valle!, pero, ¿por qué no lo veo?. ¿Quizás no lo deseo?.
Esa sensación de "estar ocupada por otro ser" me recordó a Lila Downs. Tiene una canción que creó para
"echar sus malos espíritus, las cadenas demasiado tiempo soportadas". También es una canción, como suele ser en ella habitual, que va más allá: la liberación de la persona, por encima de los golpes que la vida te puede dar y, a su vez, de la corrupción, en todos los sentidos, que nos amarra. El regreso al yo, a la Madre Tierra, a las raíces.


OJO DE CULEBRA (Lila Downs)

Tu cuerpo va cargando cadenas,
cadenas de todos los tiempos,
ciruelo, ojo de culebra,
tu frente que en el rostro porta tus penas

Alíviame, de la mala palabra,
la sombra, de tu pensamiento,
tu labio, pon tu mano en mi tiempo
liberando con tu beso, mi condena...

Se me cae, se me cae, como a la culebra
yo lo tiro, yo lo tiro, todo este rencor
Se me cae, se me caen, esas falsedades
Así yo me limpio también del dolor

Dame tu boca, tu palabra retumba,
viento de noviembre, que arrastra tu piel

Dame tu mano, que en tu brazo me muevo,
címbrame en el suelo, donde esta tu merced

Óyelo mi madre, óyelo mi madre
Óyelo mi hermana, óyelo mi hermana
Óyelo este hijo, óyelo este hijo, de mis entrañas

Óyelo mi madre, óyelo mi madre
Óyelo mi hermana, mi hermana
Óyelo este hijo, de mis entrañas

Óyelo este hijo de mis entrañas,
óyelo, óyelo, óyelo, óyelo, óyelo, óyelo

Se me cae, se me cae, como a la culebra
yo lo tiro, yo lo tiro, todo este rencor
Se me cae, se me caen, esas falsedades
Y así yo me limpio también del dolor

Dame tu boca tu palabra retumba,
viento de noviembre, que arrastra tu piel

Dame tu mano, que en tu brazo me muevo,
címbrame en el suelo, donde esta tu merced

Óyelo mi madre,
Óyelo mi hermana,
Óyelo este hijo de mis entrañas

Óyelo mi madre,
Óyelo mi hermana,
Óyelo este hijo, de mis entrañas

óyelo, óyelo, óyelo, mi madre...


Para quienes gusten, ya que en el disco en el que se incluye esta canción hay varias colaboraciones, el vídeo del tema que fue grabado junto con La Mari:


Publicado por Sina_Garcia @ 1:18  | Sina y sus Vivencias
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por peixes
Lunes, 16 de febrero de 2009 | 22:55
Las cadenas son para amarran el alma al cuerpo Sina... porque sin ellas, las almas hechar?an a volar libres...