Viernes, 20 de febrero de 2009
Recupero una noticia en El Mundo que refleja un movimiento a favor de aquellos que, a falta de otros medios, buscan la única posibilidad que les queda para sobrevivir: vender a través del llamado "top-manta". Un movimiento que cada vez está consiguiendo más aliados, como son gente de la propia cultura (cinematográfica, musical, etc.), sumados a las ONG´s -que están luchando contra la consideración de delito hacia ese tipo de actividad-, juristas y demás.
En la actualidad son más de 60 emigrantes los que se encuentran encarcelados y cada día, en concreto en este Madrid (cada vez más usado para los intereses de los unos y de los otros -políticamente, en esencia-) en el que los jueces y los funcionarios de justicia se ponen en huelga mientras pueda estar hasta tres días en detención policial cualquier emigrante que, además de poder ser "candidato a cumplir el mínimo del cupo
exigido", pierde más y más derechos. Eso sí, siempre que no sean emigrantes rubios o con aspecto "occidental aceptado", pues en ese caso no se les parará en plena Gran Vía, de espaldas a la pared, con amagos (y no sólo amagos) físicos y con palabras despectivas, mientras se comprueba su documentación. Si después cumplen los requisitos, ¿acaso un "lamentamos el error, señor/a"?. Quién piense que así obra la policía de esta villa, ¡no ve lo que está pasando en la calle!.
Y habrá quién pensará: ¿y a mí qué me importa?. Perdona, españolito/a de a pie (que igual emigraste años atrás a Alemania hasta que ya sobrábamos y nos facilitaron la vuelta con billete como parte del finiquito), primero igual están mermando los derechos adquiridos a los magrebíes y senegaleses, después se los quitarán a negros y latinoamericanos, a continuación a rumanos, ..., luego, ¿a falta de otros trabajadores/ciudadanos no seremos el resto los que perderemos (lo estamos perdiendo ya, junto a los emigrantes) esos derechos adquiridos?.
Bertolt Brecht escribió algo sobre la "libre selección de algunos sobre la raza humana a estancias del resto" que parece podría hacernos parar a considerar dónde está el problema: ¿en la crisis o en el dinero que "no está" de los previos años a la misma?, ¿en la crisis o en un replanteamiento del sistema financiero, de la fuerza de la banca, de los países ricos y "empeñados", de la fuerza y de la fe del pueblo/en el pueblo?.
Tiempos conflictivos. Pero que quede claro: si lo son para "nosotros", lo es más para quién menos tiene. El sentido común y el sentimiento de unión de cualquier clase de trabajador no son excluyentes entre sí.
Por cierto: el robo no es un trabajo, como tampoco el acto delictivo de las mafias (incluidas las mismas que proporcionan, finalmente, el producto que se ofrece en una manta tirada en medio de la calle, o las que trafican con la emigración en general -en su viaje hacia el territorio español, en su control de las ventas en las calles, en la pornografía infantil, en la explotación sexual de mujeres y de adolescentes o niños); pero eso no ha de hacernos olvidar que hay (o había quizás “porque desparecieron por arte de magia” ) muchas empresas/empresarios, entidades financieras y hasta políticas de gobiernos con mucha influencia que nos han robado, que roban y que seguirán robando. E igual, después de realizar “dicha actividad” se han ido a Texas a "tomarse unas vacaciones".

Publicado por SINA_LU @ 0:37  | D?a a d?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios