Mi?rcoles, 09 de septiembre de 2009
Por fin me decidí a dejar plasmado un poema, había ya retomado la posibilidad de dejar algo que con el verso parecía podía transmitir mi sentir, ciertos sentimientos sólo con un poema cobran sentido y transparencia. O quizás el verso sepa darles la forma que precisan. Llevo toda la vida escribiéndolos y rompiendo el papel o dejándolo olvidado en cualquier parte de la casa, para finalmente deshacerme de ellos. Tiempo atrás alguien dijo que no eran buenos, y así sólo han sido para mí y para unos pocos que los han podido leer... antes de tirarlos. Un deseo irrefrenable de intentar mostrar a los que me quieren -a mí misma- qué me está pasando, de saber qué me ocurre, de saber porqué esta soledad antes buscada ahora duele como otra puñala traidora que me hayan asestado, me arrastra a un desgranar cada sentimiento que transita por mis venas y quita mi sosiego.

Escribo sin orden ni concierto alguno, quizás sin sentido, pensarán algunos; sólo me dictan los sentimientos y esta soledad, antes amiga y ahora una sombra que crece, perturbando mi mente.

Una mala jugada del ordenador, sin que pudiera hacer uso de copia o borrador previo, ha acabado con mi último poema. Aquel que me atrevía a publicar hoy. Quizás pueda rehacerlo, quizás...

Me niego a terminar la noche sin dejar "otro trozo de este puzzle en que se ha convertido mi vida" con un poema de un poeta que puede expresar con toda la sensibilidad y sabiduría del maestro una aproximación a como me siento. Estoy leyendo su obra en este momento y, por casualidad, he encontrado sus versos en Youtube. De manera que dejo a elección de cualquier lector del blog que lea el poema o lo escuche en vídeo con la voz de Jaime Sabines:  "Espero curarme de ti en unos días", un "espero" que puede expresar lo contrario a lo que se desea...

Espero curarme de ti en unos días.

Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible.
Siguiendo las prescripciones de la moral en turno.
Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana?
No es mucho, ni es poco, es bastante.
En una semana se pueden reunir todas las palabras de amor
que se han pronunciado sobre la tierra
y se les puede prender fuego.
Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado.
Y también el silencio.
Porque las mejores palabras del amor
están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también, ese otro lenguaje
lateral y subversivo del que ama.
(Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo:
"qué calor hace", "dame agua", "¿sabes manejar?,"se hizo de noche"...
Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías,
te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía
"te quiero".)

Una semana más, para reunir todo el amor del tiempo.
Para dártelo.
Para que hagas con él lo que tú quieras:
guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura.
No sirve, es cierto.
Sólo quiero una semana para entender las cosas.
Porque esto es muy parecido a
estar saliendo de un manicomio
para entrar a un panteón.


Y el vídeo prometido, para quien quiera disfrutarlo en la voz del poeta:



Con
Jaime Sabines me voy a acostar por hoy. Buenas noches.
Publicado por Sina_Garcia @ 2:48  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios