Jueves, 10 de septiembre de 2009

Hay una película que no me canso de ver. Es una de mis películas preferidas, "Irma, la dulce". Sus actores son espléndidos, ¡cómo no nombrar a Jack Lemmon, uno de los más grandes, y que borda el papel en este film -como en tantos otros-, y a la maravillosa MacLaine!. Me gusta el guión, me gusta su dirección, su desarrollo en un espacio ínfimo y suficiente para representar el París callejero y contar una de las más bellas y tiernas historias de amor: la de Irma, adorable joven que ejerce la prostitución ofreciendo más que su cuerpo, su dulzura, y la de Nestor Patou, un aparente severo gendarme, que sin remedio cae en los acogedores brazos de Irma*, amante complaciente y de generosa humanidad, libre en pensamientos y libre de prejuicios...

Escena de  "Irma, la dulce"

Isa es una amiga desprendida y siempre cercana, humana, impulsiva y emotiva, con un corazón dulce y sensible que, al igual de Irma, entrega sin esperar compensación alguna. Como lo hace el verdadero cariño de la amistad.

Isa, eres un ser tan especial que cuando alguien como yo tiene la ventura de conocerte, de manera egoísta no quiere “perderte”. No quiere dejar de ser tu amiga.

Porque poder ser tu amiga es un privilegio; el haber tenido la dicha de cruzarme en tu camino ¡una verdadera fortuna!, el dejarme compartir ratos y charlas contigo es un placer; cuando escucho tu dulce voz por el teléfono y leo tus escritos, pienso y siento ¡que gran suerte la mía!.

Isa, dulce Isa, gracias, gracias por cederme un espacio en tu hermoso, noble y gran corazón. Isa, dulce y bella Isa por dentro y por fuera, ¡cuánto amor puedes transmitir, cuánto puedes dar!. Siéntete impregnada, dichosa de ser una persona tan especial para los tuyos, para los que quieres y te queremos y para todos a los que regalas tu sola presencia.

Te quiero feliz, te quiero juguetona con mensajes llenos de buen humor. Te prometo que retomaré los encuentros para que de nuevo se crucen nuestros mensajes, y que estos serán mensajes llenos de todos los colores y de alegría. Sé que pronto las neblinas de la profunda Galicia cambiarán en tu ánimo por el calor y el sabor de tu amado mundo caribeño. De nuevo a tu chico podrás mostrar la más deseada de las sonrisas.

Te quiero amiga Isa, dulce Isa.

* Dato curioso, Isa, a Irma le gusta el color verde, el verde esmeralda del bello Caribe, el intenso que rodea tu casa y tu tienda, deleite de los más pequeños, en la verde Galicia


¿No te recuerda a un "recortable" de un juego de muñecas de papel? 


Publicado por Sina_Garcia @ 4:25  | Sina y sus Vivencias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios