S?bado, 07 de noviembre de 2009
Por hacer que este viernes haya sido especial, por ser el que ha solicitado llevarnos a casa de vuelta una vez más, cuando ya al mediodía cumplías tu promesa de primera hora de la mañana dejándome un mensaje en el contestador del móvil con tu voz siempre alegre: "¡eh, carita dulce, morenaza ooooo pelirroja, que es un decir, macizaaaaa,... !, ¿se me olvida algo?, ¡seguro que mucho, pero ya te pondré otro mensaje más que estoy en medio de un servicio!... ¿habéis acabado ya?, ¡mira que ya sabes que os llevo yo!,  ¡que te quiero ver con esa sonrisa que me ilumina la cabina, aunque me pongan multa por llevarte delante!, ¿quedamos a la salida?, ya sabes, ¡yo os llevo, tú sólo charlas y luego, cuando os deje en casa te quiero ver sonreír!, ¿de acuerdo?, un beso, carita dulce".

Ya estábamos esperando la vuelta a casa, sentada con un café en la mano y apenas me había dado tiempo a escuchar tu voz y me he echado a reír y le he comentado a mamá que eras tú y has llegado por la espalda y de sorpresa en el oído un: "¿qué te han dicho de mi chica de oro favorita?, ¿todo bien?". Un gesto, me has dado un suave apretón en los hombros y un: "¡venga, Ana, de vuelta para casa que hoy cierro con usted y esta dulce de niña que tiene antes que me las quiten!". Y después, en la cabina... me has dado la mano y he podido comentarte y tú, con tu gracia, has hecho que el día, que comenzó también el lunes contigo de camino a aquella que ya es nuestra segunda casa, sea un viernes con una sonrisa, esas que tanto te gustan y que consigues que te devuelva, aunque me parezca hasta increíble.
¿Estás contento, Adolfo?. Te lo avisé, ¡y cumplo mi palabra!, he descansado, te lo prometo, y ahora, en mi diario, escribo para decirte que sí, que he tenido un día mucho mejor gracias a tu cariño y a esa mano que no has soltado pese a los cambios bruscos del tráfico por la salida del puente de La Almudena. ¿Quedamos para la próxima semana?. Ya conoces dónde has de recogernos, cuál es nuestro destino y a dónde has de llevarnos de vuelta, y sabes que yo prefiero ir contigo en la cabina, mientras mamá va comentando con el resto su evolución y de vez en cuando suelta un: "¿pero qué me la haces que cuando va contigo vuelve a casa más contenta?"... no sabe que sólo me escuchas, que sólo me das la mano, suave, muy suavecito, para no hacerme daño, que me "obligas" a jurarte que voy a disfrutar de cada momento, que me haces sonreír y, a veces, sólo a veces, que te enfadas conmigo... pero ya sabes porqué en ocasiones no puedo controlar las lágrimas y entonces, vuelves a darme la mano y siento tu energía, tus ánimos y tu: "¡que no te quiero ver así, que sabes que ya no os recojo, que me niego a hacer el servicio!... o, si quieres, ¿le pincho las ruedas a alguien en concreto?". Y nos reímos porque pensamos en la misma "bruja" y se me pasa y regresamos a casa, y aunque cansadas, cuando nos dejas en casa me miras a los ojos, agarrándome de los mofletes,  y me dices que me quieres ver menos cansada para la semana siguiente, pero lo importante es que regreso habiendo estado acompañada, Adolfo, acompañada por ti.

¿Si te digo que gracias por estos ratos en los que soy "un poco yo de nuevo" te enfadarás también?, creo que sí. Mejor un poema, no es mío, ¡pero seguro que te gusta!, sí, ¡seguro que sí!. Buen fin de semana, Adolfo, ¡nos vemos pronto!, me temo ¡y no es por no querer verte, ya lo sabes! :

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida...
...antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.

¡Hey, hey, sonríe!
más no te escondas detrás
de esa sonrisa...

Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan
con tu sonrisa,  así como yo.
¡Vive! ¡Intenta!

La vida no pasa de una tentativa.

¡Ama!
Ama por encima de todo,
ama a todo y a todos.
No cierres los ojos a la suciedad del mundo,
no ignores el hambre!

Olvida la bomba,
pero antes haz algo para combatirla,
aunque no te sientas capaz.

¡Busca!
Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia,
y si, una aproximación.

¡Acepta!
La vida, las personas,
haz de ellas tu razón de vivir.

¡Entiende!
Entiende a las personas que piensan diferente a ti,
no las repruebes.

¡Eh! Mira...
Mira a tu espalda, cuantos amigos...
¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo?

¡Eh! No corras...
¿Para qué tanta prisa?
Corre apenas dentro tuyo.

¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y
no transformes tu sueño en fuga.

¡Cree! ¡Espera!
Siempre habrá una salida,
siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha!
Haz aquello que te gusta,
siente lo que hay dentro de ti.

Oye...
Escucha lo que las otras personas
tienen que decir,
es importante.

Sube...
Haz de los obstáculos escalones
para aquello que quieres alcanzar.
Mas no te olvides de aquellos
que no consiguieron subir
en la escalera de la vida.

¡Descubre!
Descubre aquello que es bueno dentro tuyo.
Procura por encima de todo ser gente,
yo también voy a intentar.

¡Hey! Tú...
ahora ve en paz.
Yo preciso decirte que... TE ADORO,
simplemente porque existes.


Charles Chaplin


Publicado por Sina_Garcia @ 3:39  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios