Martes, 17 de noviembre de 2009
Cuando tantos miles de personas en todo el mundo sufren día a día el desprecio hacia sus vidas y sus derechos más elementales son pisoteados. Cuando millones de seres humanos no tienen ni la posibilidad de sobrevivir por la falta de alimentos o de medicinas. Cuando se reúnen las grandes potencias, los países en desarrollo, los que se encuentran en una "categoría" no contemplada ni en un, ni un otro grupo, y prefieren callar y dejar pasar la ocasión en la que podía ser afrontado de una vez por todas que en muchos lugares del mundo la vida de una persona no vale absolutamente nada...

Cuando considero todo ello y miro hacia mi interior, siento vergüenza. Vergüenza porque aunque sea muy poco, si cada uno de nosotros aporta un pequeño gesto que sea sumado el resto para hacer más justa esta sociedad en la que nos encontramos inmersos y de la que podríamos desligarnos, se podría humanizar la sociedad (como bien determinó
el gran Vicente Ferrer puede ser)... y me avergüenzo. Siento cierto pudor al considerar el sentido de la vida, para ser más concreta el sentido que en situaciones límite se le puede dar a la vida... a vivir. El sentido que le doy a la vida, o el no sentido que le doy. Sólo quienes se hayan encontrado en una "situación semejante" pueden "ponerse en mi lugar"...

Dentro de poco será 20 de noviembre, una fecha clave para la democracia en España. Antes de que el franquismo muriera con el dictador, se produjo la última condena de muerte del régimen represor. Luis Eduardo Aute, disfrazando la composición para saltar el control de la censura, escribió uno de los temas que recomiendo nadie se pierda en uno de sus antológicos directos: "Al Alba". El tema se creó unos días antes de que se llevaran a cabo los fusilamientos del 27 de septiembre de 1975. Hay una versión de esta canción que ensalza el tema ya de por sí emblemático a la par que escalofriante con la sentida y desgarradora voz de Rosa León. Su letra y la forma en la que Rosa León interpreta la canción potencia la sangrante composición, cuyos ecos en ocasiones se cuela en lo más profundo de mi corazón. Dejo el vídeo... y sigo con unas palabras en forma de verso, en especial para quienes hayan sentido
"alguna vez ese miedo"... o el pensamiento hacia la "terrible liberación"...




"Al Alba"

Deja sola la flor ajada reposando,
acaricia su textura ya marchita
y unas lágrimas la acompañan.

Despacio se levanta de nuevo,
apaga su sombra la dejada
que con un suspiro abandona.

Gira con leve movimiento
el cuerpo que manda su vida,
de nuevo la huída comienza.

Camino ya tan conocido,
con ojos cerrados la lleva
a donde no se regresa.

Por cada intento repetido
dolor, angustia y tristeza.
Se encoge en la cama.

Ni ella conoce el motivo
que la mente equivoca
y, vacía, se avergüenza.

Poema: Sina García



Publicado por Sina_Garcia @ 2:56  | Poemas ... o algo as?
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios